tus detalles de contacto

Por favor, calcula 6 más 2.
*Campo obbligatorio

CERRAR
CERRAR
CERRAR

Ventanas futuristas a precio de hoy

UNILUX IsoStar

El reglamento de ahorro energético alemán (Energieeinsparverordnung, EnEV) exige que el valor de transmisión térmica de las ventanas no supere los 1,3 W/m²K . Con el aluminio IsoStar y un grosor total de vidrio de 48 mm se consigue solo 0,73 W/m²K. Además, nuestras soluciones permiten incluso ahorrar dos veces: en la compra, y luego día tras día y noche tras noche. Porque esta ventana mantiene el calor donde debe estar: en casa.

Gracias a sus líneas claras y equilibradas con una profundidad de solo 88 milímetros, nuestra ventana de PVC IsoStar también convence por su aspecto. Un diseño atemporal que acentúa discretamente la arquitectura de la edificación.
3D-Querschnitt Kunststofffensterprofil IsoStar
Mann steht in geöffneter Kunststoff-Hebe-Schiebe-Anlage
Wohnhaus mit weißen Kunststofffenstern
Großaufnahme der Mitteldichtung einer Kunststoff-Hebe-Schiebe-Anlage

Además, con la económica variante con acristalamiento triple SuperThermo3 se llevará lo mejor en cuanto a aislamiento térmico. Con un valor de transmitancia térmica 0,6 W/m²K, SuperThermo3 incluso cumple los requisitos passivhaus.

Además, la gama de ventanas de PVC IsoStar encaja a la perfección con las puertas elevables deslizantes IsoStar HStec.

Una casa necesita una puerta de entrada,
y, si se integra a la perfección, mejor aún.

La puerta de entrada es una tarjeta de visita. Y también una pieza ornamental para decirle a nuestros amigos y vecinos: «¡Aquí es donde nos sentimos bien! ¡Aquí estamos en casa!»

Pero para nosotros en UNILUX, no nos basta con un buen diseño. La puerta de una vivienda moderna no solo debe ser atractiva visualmente, sino que también debe convencer por su funcionalidad. Cada una de nuestras puertas es una muestra de robustez y calidad. Ya sea la seguridad, el aislamiento acústico o la eficiencia energética: con una puerta principal UNILUX, el mal tiempo y los invitados no deseados tendrán que quedarse fuera. Y nosotros, calentitos dentro.